La nutrición en México y el rol del nutriolog@

Noemí Calderón Rodríguez
Nutrióloga Clínica
Desde los inicios del hombre, el principal objetivo para sobrevivir ha sido alimentarse de lo que la tierra provee. Tras el paso del tiempo la manera de adquirir los alimentos ha ido evolucionando de acuerdo con las necesidades de cada individuo y de cada lugar del mundo donde este se encuentre, ya que el hombre tuvo que volverse nómada y desplazarse en busca de su comida; desde entonces su alimentación varía dependiendo del clima, disponibilidad, costumbres o creencias y de muchos factores que influyen sobre su nutrición.
A lo largo de la historia han existido grandes personajes que han contribuido al desarrollo de las ciencias y de las artes, desde los grandes filósofos y pensadores hasta importantes científicos y médicos como lo fue Hipócrates de Cos (Grecia, siglo V–IV) considerado el padre de la medicina moderna quien dijo: “Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento”. Él integra de forma premonitoria lo que hoy conocemos como: “una alimentación saludable es la mejor forma de conservar la salud y cuando esta se pierde, la alimentación es uno de los pilares fundamentales de cualquier tratamiento”(1). Además, Hipócrates deja en claro la importancia que desde siempre ha tenido la Nutrición Humana en el mundo.
Nutrición en México
En 1936, el Dr. José Quintín Olascoaga Moncada fue el pionero del estudio de la Dietética en México, ya que inicia la enseñanza de la Nutrición en el Departamento de Salubridad del Hospital General de México.
En 1943 se imparte el primer curso único de Dietética para formar dietistas con funciones específicas en el Hospital Infantil de México. El curso estuvo a cargo del Dr. Rafael Ramos Galván. En 1945, el Dr. José Quintín Olascoaga Moncada y la Dra. Juana Navarro imparten otro curso de Dietología preparando dietistas para trabajar en el Instituto Nacional de Cardiología, con el cual se estableció el segundo Servicio de Nutrición en México; en ese mismo año se inicia la enseñanza formal de la Nutriología, en la Escuela de Dietética del Instituto Nacional de Cardiología. En 1946 es fundado el Hospital de Enfermedades de la Nutrición (HEN) por el Dr. Salvador Zubirán. En 1978, al extender sus funciones en otros campos y como homenaje a su fundador, cambió su nombre a Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, denominación que utilizó hasta el año 2000, año en el que se incorporó a su nombre los términos de Ciencias Médicas quedando como Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) siendo un centro de conocimiento y desarrollo de la medicina con un enfoque más integral.
Desde su creación el INCMNSZ se ha encargado de realizar varios estudios de alimentación y nutrición en la población mexicana, obteniendo datos muy alarmantes sobre la desnutrición infantil en México, principalmente en menores de 5 años de edad, tanto en el medio rural como urbano, así como el ascenso vertiginoso en el sobrepeso y obesidad de niños y adultos en los últimos años, incluyendo algunas complicaciones como enfermedades del corazón, diabetes e hipertensión en la población urbana adulta que es francamente preocupante; por lo tanto, el futuro es por naturaleza incierto, las tendencias sobre la nutrición en México son suficientemente claras y consistentes para vislumbrar un panorama particularmente complicado. Así lo señaló el Dr. Héctor Bourgues Rodríguez, director del INCMNSZ, en su artículo “Alimentación y Nutrición en México” en 2004(2).
La importancia del nutriólogo(a)
Los profesionales de la salud con conocimientos sobre alimentación y nutrición tienen, de forma general, dos objetivos bien definidos: uno es cuidar del estado nutricional de la población, refiriéndonos al ámbito de la salud pública, donde los profesionales necesitan disponer de los conocimientos necesarios para prevenir las alteraciones nutricionales tanto por exceso como por deficiencia, fundamentalmente con estrategias educativas de intervención que promuevan los buenos hábitos alimentarios y de vida saludable.
Otro es el ámbito clínico, donde la preocupación se centra en devolver a la normalidad el estado nutricional alterado, tanto por exceso como por deficiencia, evitando el desarrollo de complicaciones o de otras enfermedades relacionadas con el estado nutricional, y para mejorar o controlar la evolución de otras enfermedades que primaria o secundariamente se asocian con procesos de alteración del estado nutricional.(3)
A pesar de que aún es insuficiente y poco valorada la labor del nutriólogo(a) en nuestra región y país, cada vez más se está tomando en consideración la importancia de este campo de la medicina a nivel nacional e internacional surgiendo más escuelas e instituciones que preparan a nutriólogos en diferentes campos: comunitario, de industria alimentaria, clínica y de investigación durante cuatro a cinco años de estudio más dos años de estudios de posgrados o especialidad; sin embargo, existen cursos alternativos más cortos y con estrategias en su mayoría inadecuadas y conocimientos mínimos sobre metabolismo que exponen la salud de las personas y confunden a la población.
El presente artículo pretende concientizar a la población sobre la importancia que ha tenido la nutrición desde sus inicios y hasta nuestros días, y ver cómo ha influido en la vida de cada individuo y de la población mexicana en general. Además, tiene como finalidad dar a saber que existen personas completamente capacitadas en el área para ayudar a mejorar la nutrición humana desde su base clínica y/o científica, actuando profesionalmente desde su trinchera donde el nutriólogo se desenvuelva respetando siempre la ética y el espíritu de servicio.
Básicamente el mensaje de este artículo es crear conciencia social para vivir con bienestar físico, emocional y mental a efecto de ser una sociedad más sana por medio de una mejor alimentación para prevenir enfermedades crónicas, evitar complicaciones o enfermedades que sean incurables o que el costo médico sea mucho mayor; por lo anterior es fundamental valorar el quehacer del nutriólogo(a) en sus diferentes áreas.
El pasado 27 de enero se celebró el Día del Nutriólogo. ¡Muchas felicidades a todos mis colegas!.

1-Nutr. Hosp., Vol. 25, Supl. 3, Madrid, Oct., 2010.
2-Alimentación y Nutrición en México. Héctor Bourgues, INCMNSZ 200.
3-Nutr. Hosp., Vol. 25, Supl. 3, Madrid, Oct., 2010.

 

Pag sociales